www.somoslabase.com
www.elcuartel.es

Haz el blog y no la guerra

15 sep

No vale el “todo vale”

Publicidad POR Irene Caparrós | No hay comentarios

sexismo e infancia

Si a día de hoy me preguntaran de qué campañas publicitarias soy responsable, tendría que decir que de ninguna.
O de todas.

Porque en una campaña participan tantas personas que es difícil atribuirle el mérito o la responsabilidad a uno solo. La directora creativa, el director de arte, el copy, los de cuentas, la community manager, el cliente, su sobrino, compañeros de trabajo, familiares, amigos, vecinos, la conductora del autobús… los que nos dedicamos a esta profesión sabemos muy bien que una gran idea puede llegar desde cualquier fuente, y que para que crezca y se convierta en una gran campaña intervienen una gran cantidad de profesionales.

Por eso, cuando llegan a nuestros ojos campañas como la última promoción de ropa infantil para Vogue Brasil, es como si estallara una bomba en el estómago. Niñas hipermaquilladas e hipersexualizadas, con gestos adultos y poses insinuantes, brutalmente alejadas de lo que debería ser su mundo. Y te paras a pensar qué ha podido pasar para que vea la luz, qué pensaba la fotógrafa, el maquillador y el técnico de iluminación. Qué pensaba la agencia, qué pensaban los padres, y, sobre todo, ¿en qué están pensando las marcas?

Porque esta no es la primera vez que la revista salta a los medios con reportajes similares o portadas violentas, ni desde luego la única que lo hace. Cada cierto tiempo los publicistas tenemos que morirnos de la vergüenza cuando nos encontramos con campañas que hacen daño, y que son retiradas a las pocas horas pero duran mucho tiempo en las redes sociales, en la mente de los consumidores. Marcas que de forma consciente buscan ganar ¿notoriedad? con campañas agresivas, sexistas e insultantes, obligando a los consumidores a volver a reclamar respeto.
Consumidores que responden de forma contundente y consiguen paralizar campañas, como es el caso de la ya famosa (por desgracia) campaña de Veet “Don’t Risk Dudeness” (que se ha traducido por la red como “No te arriesgues a machorrificarte”). Si ellos han tenido tan claro que eso era inaceptable, ¿por qué los publicistas no lo han visto así? ¿para quién proyectamos las campañas, si no es para la sociedad?

El “todo vale” en publicidad ya no vale nada, tenemos la creatividad de nuestro lado así que no hay excusas para que empecemos a asumir responsabilidades, porque restarle importancia a casos como estos es restarle importancia a nuestro trabajo y a nosotros mismos.

campañas sexistas

13 ago

Queridos Carlos, Alberto y Diego. Os echamos mucho de menos a los tres.

Escribo esto sabiendo que, el que lo conociera, me perdonará la broma si sigue leyendo este post.

Y es que así es como le llamábamos, medio en broma, en El Cuartel: el hombre de los tres nombres (aunque Diego es su apellido). Y al nombrarle, éramos conscientes de que para nosotros, como profesional de la voz, también era un verdadero tres en uno.

Así se demostraba una y otra vez cuando, en el estudio de sonido, nos daba ese plus de profesional señero con la generosidad de quien disfruta dando. Y nosotros lo recibíamos sintiendo esa seguridad que da el saber que la cuña publicitaria que estuviéramos haciendo iba a gustar al cliente, y cuando se emitiera en la radio, convencería sin duda a quien la estuviese escuchando.

Esta era la razón de que, cada vez que necesitábamos hacer una selección de locutores, Carlos Alberto fuera una opción segura.

También por 3 razones:

La primera, su inigualable voz y su larga experiencia como locutor, -más de 30 años haciendo radio y publicidad-, que le permitía clavar siempre el texto a la primera, ya fuera de tono más institucional o interpretado, más solemne o incluso cómico. Era un locutor de muchos registros, y esto es un lujo cuando se trabaja en cuñas o vídeos publicitarios. He aquí una muestra de una cuña grabada para Unicaja.

La segunda, por su condición de maestro: si en la cuña intervenían otras voces de locutores o locutoras más jóvenes, y alguno se atascaba con algún texto o no conseguía darnos el tono que la cuña requería, ahí estaba Carlos Alberto entrando en cabina para acompañar con sus indicaciones o consejos de experto. Consejos siempre dados, dicho sea de paso, desde el espíritu de la colaboración y dominando el tono de igual a igual, ayudando así a los más noveles a mejorar su propio trabajo.

La tercera, porque tras trabajar en tantos ámbitos distintos (radio, cine, series de televisión, teatro, musicales, incluso alguna que otra ópera), sabía un poco de todo, y lo que es mejor, nos permitía aprovecharnos de ello para redondear cualquier sesión en el estudio de sonido, ya fuera aportando alguna mejora al técnico sobre los niveles de la mezcla, o ayudándonos a elegir la música idónea para acompañar a la pieza.

Y seguramente esas son las 3 razones por las que, cada vez que volvemos a grabar ese cierre de “Infórmese en su oficina de Unicaja o en Unicaja punto es”, le echemos tanto de menos. Suerte allá donde estés, querido Carlos Alberto Diego.

Carlos Alberto Diego en el spot El regalo que nunca llegó de la agencia El Cuartel

Imagen de la campaña de Navidad 2008 de El Cuartel “El regalo que nunca llegó”, donde contamos con Carlos Alberto Diego como actor y locutor principal. Ver vídeo

4 ago

Minimalismo no es restar, es dar en la diana

Diseño POR Roger Felis | 4 Comentarios

Qué es el diseño minimalista

El minimalismo es mucho más que un “reducir al mínimo”, más allá del “quitar por quitar” y de fiebres momentáneas, se trata de una corriente estética que nunca ha dejado de estar de moda, jamás ha dejado de estar en auge, ya que el buen diseño, el gran trabajo y la estética minimalista construyen piezas atemporales, que más allá de lo moderno o lo clásico, toman como bandera la calidad en la composición y el rigor estético.

Algunos de los rasgos que considero claves y definitorios del estilo minimalista son:
1.- Está en el propio proceso creativo
El proceso creativo implica, en sí mismo, definir qué es importante y qué no lo es tanto. Porque seamos realistas, no todo puede ser igual de importante, no todo puede ser igual de grande.

2.- Jerarquizador
El minimalismo permite jerarquizar. Ayuda a centrar la atención en aquello realmente importante que, seguramente, y sería lo ideal, se trata de un único elemento. Estructura la información y hace más fácil su asimilación, su compresión y su rápida decodificación. Nos hace más fácil entender qué se nos quiere decir.

3.- Más fácil, mejor
Vivimos en un momento en el que “infoxicamos” con impactos, con inputs, con mensajes, con gráficas, con promos, con vídeos… Si trabajamos bien el minimalismo y la economía visual eliminamos la paja, dejando solo el grano.

4.- Ama lo soso
En muchas situaciones habremos oído que los diseños minimalistas son aburridos, sosos, “desangelados”… Pero deberíamos inculcar y explicar, con argumentos de criterio y de peso, que el diseño ha de ser funcional, ha de cumplir un objetivo, además de estético, comunicativo.

5.- La tipografía es más que texto
La tipografía toma muchísima importancia en esta estética ya que trasciende la mera función de caja de texto, pasando a trabajar como imagen. Ya no trabajamos con letras, trabajamos con caracteres y con construcciones tipográficas. Y sí, una gráfica se puede trabajar sin fotografía y transmitir muchísimo.

6.- Componer con el espacio
En la estética visual no hay pánico al espacio blanco, se trabaja y se compone con el aire, entendiendo este como algo indispensable en cualquier composición. Estos espacios que no cuentan con elementos gráficos, las contraformas, toman una gran importancia, tanto o incluso más que las zonas “manchadas”.

7.- El minimalismo destaca
Precisamente en el contexto de la situación anterior es donde el minimalismo destaca sobre otros estilos, por su facilidad, sencillez y claridad. Produciendo comodidad y empatía.
A nivel estético, cualquier proyecto que respira minimalismo se entiende como algo profesional, tomado y trabajado con criterio y rigor. Transmite y se entiende como un trabajo de calidad.

Gráficamente hablando, el minimalismo trata de volver a las formas básicas, centrando el mensaje lo máximo posible y eliminando todo tipo de decoración meramente estética, evitando florituras y decoraciones banales ¿Y no es esto, precisamente esto, lo que buscamos en cualquier acción de comunicación?

1 ago

Por favor, no se coma a la coma

Contenido POR Santi García | No hay comentarios

Hoy me enorgullezco de traer como protagonista a un elemento que a veces resulta ninguneado en muchos escritos, pero que a nosotros, como portadores de ideas (muchas a través de las palabras), nos proporciona grandes resultados tratándolo con el respeto y cariño que merece. Con todos vosotros (redoble de tambores), la coma.
la importancia de la coma en la escritura

Por si alguien no la conoce, la coma es un pequeño signo de puntuación cuya minúscula presencia (físicamente hablando, por supuesto) puede cambiar el sentido de toda una frase. Y este es un poder que nuestra homenajeada ha tenido siempre a lo largo de la historia.

Un ejemplo claro nos lo proporciona una anécdota atribuida al rey Carlos V, al que un día le llegó la sentencia de un condenado para que el monarca firmara su pena: “Perdón imposible, que cumpla su condena”. Parece ser que el emperador se sintió compasivo, y antes de firmar cambió la coma de sitio, haciendo lo mismo con la suerte del condenado: “Perdón, imposible que cumpla su condena”.

Si aún no te has percatado del valor que puede llegar a tener esta pequeña grafía en el lenguaje, ahí van algunos ejemplos: poner una coma puede ahorrarte mucho trabajo: “No está bien”, “no, está bien”, incluso como ya hemos visto, salvar vidas: “vamos a comer niños” “vamos a comer, niños”. Además de esto, un simple cambio de sitio puede hacerte ganar o perder mucho dinero: “1200,00 €”, “120,000 €”. Por último, usarla de manera gratuita puede acarrearnos problemas como una discusión de pareja: “pásame la lija gorda”, “pásame la lija, gorda”.

Y es que no es lo mismo que tu novia te deje de esta manera: “te quiero, pero como amigos”, en la que entiendes que siente por ti un cariño más cerca del compañerismo que del amor, a que te diga “te quiero pero como amigos”, en la que crees que estás saliendo con una hija de Hannibal Lecter que pretende alimentarse de toda tu pandilla.

Lamentablemente no todos los profesionales de la escritura le procesan la misma consideración y en ocasiones prescinden de alguno de sus usos, como por ejemplo el de separar elementos en una enumeración. Más de una vez hemos podido ver en un periódico deportivo una alineación de la selección española de fútbol en la que, en mitad del equipo, pasan cosas como: “… Xavi Mata A. Iniesta…”. Pobre Andrés, con amigos así…

En fin, si has leído hasta aquí quiere decir que la coma te importa bastante más que un comino (no, no me consta que sean familia) y que estás dispuesto a utilizarla como se merece, por lo que ahí van algunas reglas básicas:

• La coma nunca debe ser colocada entre sujeto y verbo.
• En muchas ocasiones se debe colocar para la correcta interpretación del texto.
• Se coloca pegada a la palabra que la antecede.
• Hay pausas en la entonación que no justifican necesariamente su uso.

Por último, ahí van algunos consejos para reavivar la relación entre la coma y tú:

• No tiene la misma función que el punto, o que el punto y coma. Esos digamos que van aparte.
• Si la usas a mano, escríbela bien, no requiere demasiado esfuerzo. Muchas comas han pasado al olvido confundidas con tachones, puntos, manchas o virutas de goma de borrar.
• La coma es tu amiga: cuídala y ella velará por el buen entendimiento de tus textos.
• Y para terminar, dependiendo de si escribes a mano o imprimes desde ordenador, ésta puede saber a grafito, a tinta de bolígrafo, de impresora, etc. Sea como fuere no creo que alimente demasiado, así que por favor, no te la comas.

25 jul

Lecciones de éxito del Mundial para una vida en continua mejora

Estudios POR Julio Nieto | No hay comentarios

Método kaizen de mejora continua
El mundial puede ser un semillero de ideas muy positivas e inspiración. La mentalidad de los deportistas es absolutamente fuerte, ejemplar y ayuda a ver la vida desde una óptica de preparación y trabajo constante para la Mejora Continua. Resumen de las principales lecciones de éxito:

  1. La importancia de la preparación (Eliminación de España en la primera ronda)
  2. Olvidar las derrotas pasadas (Selección de Méjico se acobardó ante Holanda)
  3. Nunca subestimes a nadie (Costa Rica primera en el grupo de la muerte)
  4. No esperes buenos resultados si no trabajas por ellos (Selección de Brasil perdió su identidad del juego bonito)
  5. Mantenerse alerta a los imponderables (Prever lesiones de jugadores clave en momentos clave. Brasil no supo hacerlo)
  6. Nunca busques hacer daño a nadie (Mordisco de Luis Suarez y lesión de Neymar)
  7. Aprender a aprovechar las oportunidades (Higuaín en la final. Definir en el momento preciso aprovechando las oportunidades)
  8. Adoptar una mentalidad ganadora (Schweinsteiger, de la selección alemana dijo al terminar la final: “Lo más importante es nuestra mentalidad alemana”)

Conclusión: El éxito viene con la preparación, el olvido del pasado negativo, no subestimar a nadie, jugar con tu propia identidad, planificar imponderables, no hacer daño a nadie, aprovechar las oportunidades, y sobre todo tener mentalidad ganadora, mentalidad alemana.
Los diferentes momentos de la vida nos enseñan lecciones que serán importantes para definir quiénes somos y quiénes seremos, que aprendamos a creer más en nosotros mismos y en trabajar por nuestros sueños. Esto será la razón para una vida en una continua mejora.

secreto de éxito trabajo

© Algunos derechos reservados - Este blog es gestionado por El Cuartel | Contacto