www.somoslabase.com
www.elcuartel.es

Haz el blog y no la guerra

3 abr

Otra forma de vender por mail (I)

Branding, Marketing POR Pepe Pérez | 4 Comentarios

branded content hecho mail

Hay gestos cotidianos que hacemos casi sin darnos cuenta, como consultar nuestro correo electrónico (el privado, no el del trabajo) en algún momento del día. Mis ojos recorren el largo listado de mi bandeja de entrada y mi dedo va borrando de forma automática, uno tras otro, todos aquellos mails que casi nunca me aportan nada: Groupon, Groupalia, Vente-privee, Paloma de la Vega, booking.com, ClubOferting10, ClicPlan Travel,  Exclusivos Groupalia, Ventas Privadas del Día, Weekend Club…
Pero a veces mi dedo se para como quien encuentra la pepita de oro entre los granos de arena, y entonces me preparo para abrir y disfrutar uno de esos pocos correos, escasos pero valiosos, que también venden algo -una marca, un producto, una oferta- pero de otra manera. Es lo que yo llamo el branded content hecho email.

El que hoy voy a destacar es ese mail semanal que, desde hace más de un año, recibo de un agricultor y productor de frutas y hortalizas de la zona llamado Cristóbal Hevilla, que vende en un mercadillo ecológico los sábados. Confieso que nunca le he comprado nada -mi proveedor de fruta y verdura ecológica semanal reparte cerca de mi oficina, y esto es definitivo- pero se nota que Cristóbal disfruta tanto escribiendo sus emailings como vendiendo sus productos. Leerle es un placer porque antes de ofrecernos el listado de productos y anunciar el día y la hora de su próximo mercadillo, escribe una especie de crónica de cómo está el campo, cómo le está afectando la lluvia o la falta de ella, el sol, el viento de terral… Cómo va la siembra, cómo están preparando la tierra, “estercolando, maquineando, sembrando, regando… para los primeros melones, calabacines, pimientos y berenjenas”… Y lo hace como si fuera alguien de la familia, cercano y didáctico pero también dándole –casi sin querer- un valor añadido a su producto y a todo lo que hay detrás de la producción. ¡Qué lejos del estereotipo de agricultor rudo y analfabeto de otros tiempos…!
Echando un repaso a sus mails, que no solo no borro sino que los voy atesorando en mi carpeta de favoritos, he recogido algunos párrafos que dan idea de la pasión que pone en sus textos:

“… Por otro lado las falta de lluvias en los cultivos de secano o en plantas silvestres está teniendo un efecto extraño, ya que por ejemplo los almendros que por esta zona suelen comenzar la floración en las últimas semanas de diciembre, este año no lo han hecho, presumiblemente por falta de humedad, uno de los nutrientes básicos para poder llevar a cabo tan agotadora, enérgica y linda tarea…”
“… Es admirable y mágico observar cómo algunas verduras han acelerado el crecimiento, como si algo o alguien les hubieses avisado de la cercanía de la primavera, de los ciclos largos, del aumento de las horas de luz. Muchas de las verduras que tenemos cultivando, iban creciendo antes de las Pascuas a ritmo lento, como le corresponde a la época del año que disfrutamos, pero en estas semanas han pisado el acelerador y ¡ZAS! listas para recolectar. Sobretodo ha sido visualmente espectacular con los hinojos, alcachofas, habas y algunas lechugas…”

Me sorprende siempre cómo Cristóbal lo mismo comparte su rabia ante las últimas fechorías de “las dichosas liebres que se han zampado casi la mitad de las coliflores tempranas que habíamos plantado” que la ternura de un momento familiar: “me quedo con el abrazo que mis dos hijas me dieron el martes antes de irse al cole, al bajar las escaleras después de asearse y peinarse…. Qué sentimiento más agradable me produjeron ese par de minutos…” O, como si se tratara de nuestra abuela, se anima a enviarnos su receta de paté o majaillo de almendras o la de su salsa de requesón y rabanillos.

Una forma tan humana y familiar de presentar sus productos que una casi quiere convertirse en vegetariana leyéndolo. ¿Qué lo diferencia del resto de correos que presentan productos, ofertas, descuentos o promociones? La pasión por lo que hace y por contárnoslo, el nulo tufillo comercial de un agricultor enamorado de su trabajo que, al terminar el listado de productos con sus precios, siempre firma sus emails con ¡Un gran beso a todos!

captura de email de Cristobal

21 mar

RAE… ¿Realmente Aceptan Eso?

Hace tiempo que en la agencia teníamos ganas de escribir un post sobre la Real Academia Española y sus nuevas reglas (al menos los redactores). Unas medidas que cada vez se parecen más a las canciones del verano: aparecen cada año, causan bastante ruido (en el caso de estas últimas, a veces literalmente), y caen en el olvido hasta que algún entrometido, como yo, las rescata para el rubor general.

Vaya por delante que este escrito va desde el respeto y admiración hacia las palabras, y por eso mismo quizás la mejor manera de empezar sea explicar la diferencia entre la lingüística, el amor y la guerra: para las dos últimas todo vale. Para la primera no.
Y es que cosas como la eliminación de la tilde diacrítica (el famoso “solo” sin tilde), o la norma de no acentuar palabras como “guion”, “hui” o “truhan”, pueden ser más o menos polémicas, incluso difíciles de acatar por alguien que lleve bastante tiempo escribiendo. Otros casos también podrían ser la prohibición de tildar los pronombres demostrativos, tales como “este”, “ese” y “aquel”. Pero son reglas a las que uno se puede acostumbrar.
Otra cosa muy distinta son palabras como “almóndiga”, “murciégalo” o “toballa”… eso no creo que pueda aceptarlo. Lo siento, pero mi “celebro” no lo aprueba (Sí, pone celebro, no habéis leído mal. Otra sorpresita de la RAE…).
La verdad, espero que al pobre clip de mi viejo Word (sí, aún lo tengo, unos me llamarán sentimental, los demás sabréis lo que cuesta la licencia para renovar un programa de Microsoft…) no le dé un jamacuco cuando la normativa le obligue a no corregir palabras como “asín”, “endespués” o “cederrón”. Quizás esto le provoque tal depresión que quiera ahogar sus penas con “güisqui”.

En fin, no todo es motivo de pánico en este artículo. Entre sustos y sobresaltos ortográficos hay alguna que otra recomendación para un correcto (o, más bien, moderno) uso del castellano. Hay reglas que conviene saber, como que los prefijos “ex” , “anti” y “pro” van unidos al nombre al que acompañan. Por ejemplo, ahora lo correcto es exmujer, todo unido, aunque si eres divorciado seguramente lo preferirás cuanto más lejos mejor.

Otra norma curiosa hace referencia a ciertos nombres: en las letras, por ejemplo, la “y griega” pasa a llamarse “ye”, con lo que no he podido evitar imaginarme a Concha Velasco proclamando ser una chica “y griega” “y griega”. Lo cual me lleva casi sin querer al mundo de los cromosomas, donde la “y griega” representa el gen masculino y… bueno, mejor no seguir divagando. Un saludo, Concha.
Continuando con los nombres, me pregunto qué dirá al respecto su santidad el máximo pontífice, ahora que “papa” se escribe así, sin mayúscula. Espero que no os confundáis la próxima vez que vayáis a comprar a Mercadona, igual en lugar de un guiso montáis una fumata blanca en la cocina.
Quizás el Santo padre tenga una opinión parecida a la de “Chaikovski”, al que le han arrebatado su “T” inicial para facilitar su escritura. Mucho mejor RAE, dónde va a parar…
Bueno, es hora de ir terminando este humilde repaso (en algunos casos doloroso, en otros, espero que instructivo) a los últimos “grandes éxitos” del castellano. Y lo hago suplicando a los miembros de mi adorada y más necesaria que nunca Real Academia Española, que sigan velando por nuestro lenguaje, aunque en algunos casos suponga recoger el listón del suelo y volver a colocarlo a una altura prudencial en la que ciertas palabras no tengan cabida.
Un listón, al menos, a la altura del “culamen”.

Real Academia Española de la LenguaFoto de la campaña ‘Limpia, fija y da esplendor’ de la Academia de Publicidad con motivo del III Centenario de la RAE. Llevada a cabo por Shakleton Group

10 mar

El Cuartel premiado por la campaña “Oh my Goat!”

El Cuartel ha sido galardonado por el Smile Festival, Festival Europeo de la Publicidad y el Humor, por la campaña “Oh my Goat!” realizada para Diario Sur (Grupo Vocento), con dos premios: en las categorías de mejor diseño de identidad corporativa y mejor campaña publicitaria en citymarketing.

En octubre de 2013 Diario Sur nos propuso un reto: la divulgación de un sector en el que Málaga es uno de los líderes mundiales en producción y en el que, además, cuenta con una raza propia: La Cabra Malagueña. Nos pareció un hecho lo suficiente llamativo como para responder con la típica expresión inglesa “Oh my God”, solo que en este caso, derivó en “oh my Goat” (ya que goat es cabra en inglés). Bajo el concepto “Oh my Goat!” se construyó tanto la marca como la creatividad, el diseño y la producción necesarios para promover el consumo de carne de chivo y su difusión, incluyendo una fase “teaser” de expectación en la que el público pudo disfrutar de una exposición, organizada por Diario Sur y patrocinada por diferentes marcas, que recorrió varias ciudades de España con 40 cabras pintadas por 40 artistas.

La gráfica realizada por El Cuartel parte de un logotipo de inspiración cubista y muy colorista, acorde a la simpatía del concepto y dando lugar a una imagen de fuerte personalidad. VER GRÁFICA

Las piezas desarrolladas incluyen, además de la identidad corporativa, páginas y formatos de prensa en idiomas español, inglés, alemán y ruso, tótems de exposición, cuadernillos para publirreportaje, mobiliario urbano, placas identificativas, banners animados en distintos tamaños, microsite web y vídeo reel del proyecto.

El proyecto de La Cabra Malagueña de Diario Sur consiguió implicar tanto a la población general como a los distintos agentes que intervienen en el sector,  a nivel industrial, artístico, gastronómico y hostelero, promoviendo sinergias empresariales, y la difusión de la Cabra Malagueña más allá de nuestra región.

Los premios Smile 2014 fueron entregados el pasado viernes 7 de marzo en la gala que se celebró en Caixa Forum Madrid. Más de 500 trabajos han sido presentados a concurso, seleccionando el Jurado -compuesto por grandes profesionales del sector- sólo 46 trabajos. VER PALMARÉS

Carlos Sevilla y Christian Cardenal recogen los premios para El Cuartel

6 mar

Trucos para conseguir un (a veces buen) claim

 

Claim de Nike

Escribir un buen claim tiene un poco de magia y mucho de trabajo. Como ocurre con casi todo en publicidad, no existen fórmulas infalibles para conseguirlo, pero sí algunas cosas que debes tener en cuenta. Sin entrar en aspectos teóricos sobre los que ya se ha escrito mucho (cuántas palabras debe tener, cuáles son sus funciones, qué tipos hay …), este post pretende dar algunos consejos prácticos que te pueden ayudar a enfrentarte al folio en blanco.
Antes de empezar a teclear debes pararte y reflexionar sobre ciertos aspectos:

- ¿Cómo habla la marca? Entender el tono que utiliza y que la hace diferente a sus competidoras es importante para saber el tipo de claim que puedes escribir: divertido, premium, más gamberro, impactante… Revisa lo que se ha hecho anteriormente para conocer mejor el lenguaje que usa la marca.

- ¿A quién habla la marca? No es lo mismo una campaña para niños que para ancianos, o para jóvenes amantes del heavy metal que para jóvenes hipsters… Los referentes culturales, el vocabulario que utilizan, lo que les mueve y les seduce es diferente para cada target y tienes que contar con eso a la hora de escribir un claim atractivo para tu público.

- ¿Qué quiere decir la marca? Debes tener claro qué quieres comunicar. A veces esta información te la dará el briefing, pero otras serás tú el que tengas que decidir. Por eso es tan importante conocer bien la marca y el público al que se dirige, porque solo así podrás encontrar las características más relevantes para comunicarlas.

Una vez tengas claro todo lo anterior, toca empezar a escribir. Aquí van unos cuantos trucos para arrancar:

- Empieza por lo obvio: imagina que debes comunicar la potencia de un nuevo motor. Escribir algo como “El motor más potente del mercado” puede parecer una tontería, pero es una buena manera de, por un lado, tener claro el mensaje que quieres transmitir y, por otro, poner tu cerebro a funcionar… Ya tendrás tiempo de encontrar caminos más originales, ahora lo más importante es hacer que el folio deje de estar en blanco.

- Usa el diccionario: sustituye las palabras principales por sinónimos, coloca antónimos para darle un nuevo sentido a la frase, investiga el significado de esas palabras, busca dobles sentidos o usos poco comunes… Así irás abriendo nuevos caminos.

- Prueba…: escribe mucho, sin pensar demasiado, deja que tus dedos tecleen a la misma velocidad que funciona tu cerebro. Apunta todo, sin filtro, ahora es más importante la cantidad que la calidad. Normalmente un buen claim nace después de muchas y muchas páginas llenas de otros que no son tan buenos.

- … organiza…: conforme vayas escribiendo te darás cuenta que muchos titulares empiezan a parecerse, a transmitir la misma idea, a decir cosas similares con distintas palabras… Agrúpalos, así te será más fácil ver los caminos por los que ya has pasado y podrás organizar mejor tus ideas.

- …y pule: elige los que más te gustan y señálalos o abre un nuevo documento para copiarlos (no borres nada, nunca se sabe cuándo ese titular al que no le ves chiste puede salvarte la vida…). Ahora es el momento de trabajarlos: prueba diferentes estructuras, busca formas más cortas de decir lo mismo, añade o quita palabras, léelos en voz alta para ver cómo suenan… Así, poco a poco, te irás quedando con los mejores.

A partir de aquí todo depende de ti, de tu talento y de las horas que le eches, así que ponte a ello porque el próximo “Just do it” puede ser tuyo.

 

21 ene

Benchmarking digital, cómo llevarlo a cabo en CINCO pasos

Marketing POR Javier Cerezo | 5 Comentarios

benchmarking digital

A la hora de iniciar cualquier proyecto nuevo o simplemente para estar al día, realizar un estudio de la competencia o benchmarking es de gran ayuda para conocer el estado actual de las estrategias digitales que llevan a cabo el resto de competidores que forman parte de nuestro mercado.

Con este procedimiento se recaba una valiosa información que, en muchas ocasiones, nos conduce a incorporar en nuestros procesos las acciones o estrategias más efectivas de la competencia, aunque hay que prestar atención y analizar al detalle cada dato, porque no siempre será viable su implantación, ya sea por posicionamiento de marca, recursos disponibles, distribución, política de precios, características del producto, etc.

Para realizar este diagnóstico es importante conocer también cuál es la situación de partida de la organización, de forma que también se pueda comparar posteriormente con el resto de competidores.

A continuación desarrollamos el proceso de benchmarking digital en CINCO fases:

1. Competidores
2. Indicadores
3. Números
4. Comparación
5. Oportunidades

1. Delimitar quiénes son tus Competidores.
A priori puede parecer obvio pero es esencial conocer las características del mercado y saber distinguir quiénes son los competidores más directos con los que realmente hay que medirse.

El primer paso es realizar un listado o un diagrama por bloques para segmentar a la competencia en función del ámbito geográfico de actuación, del público objetivo al que se dirigen, de la especialización (si la hay) o de las características del producto o servicio.

Ajustándose a estos u otros parámetros, en función de las características del mercado, se podrá realizar una comparación más exacta y real de las condiciones de cada competidor.

2. Establecer los Indicadores de análisis.
En esta etapa se configura el cuadro de mando con los indicadores, tanto cuantitativos como cualitativos, que se analizarán de cada competidor.

En función de los objetivos, puede ser necesario realizar un análisis completo o acotar a áreas concretas como el posicionamiento en buscadores, redes sociales, branding, usabilidad, canales de contacto, etc. En función de la magnitud del análisis los indicadores varían considerablemente, a continuación os mostramos algunos ejemplos:

SEO
- Links entrantes.
- Páginas indexadas en buscadores.
- Etiquetas meta utilizadas en el sitio web.
- Velocidad de carga del sitio web.
- Influencia del sitio web en redes sociales.
- Contenido.

Redes Sociales
- Presencia en plataformas sociales.
- Actividad.
- Comunidad.
- Engagement.
- Contenido.
- Aspecto visual de los canales.
- Acciones especiales (campañas, publicidad, apps…).

Branding
- Naming.
- Identidad de marca.
- Claim.
- Tono.
- Mensajes.
- Percepción.

3. Extraer la información.
Llegamos a una de las fases más laboriosas de todo el proceso ya que en este punto se recopila toda la información; gran parte son los Números de cada competidor en base a los indicadores fijados en el paso anterior. El volcado de todo este trabajo se puede realizar con papel y lápiz o directamente sobre una hoja de cálculo para comparar más cómodamente la información extraída.

Buena parte de este proceso se realiza de forma manual observando cada detalle de la competencia, no obstante existen diferentes herramientas que simplifican el trabajo, además de unificar los parámetros sobre los que se sostiene el estudio. Siguiendo los ejemplos anteriores, a continuación detallamos algunas herramientas útiles:

SEO
- Metricspot.
- GTMetrix.
- Similarweb.
- Screaming Frog SEO Spider.
- SEM Rush.
- Sharedcount.

Redes sociales
- Wildfire Social Media Monitor.
- Twtrland.

Branding
- Mention.

Durante este proceso es importante anotar también aquellos aspectos que sobresalen y realizar capturas de pantalla para disponer de ejemplos visuales de cada competidor.

4. Comparación y Análisis de toda la información.
Es el momento de analizar detenidamente todos los datos recopilados, darles una estructura y valorar la importancia de cada uno, tanto cuantitativa como cualitativamente, ponderando la información si es oportuno para unificar criterios. Se pueden utilizar métodos como el semáforo (rojo, ámbar, verde) para valorar cualitativamente las características del competidor de una forma sencilla.

5. Detectar las Oportunidades y también las debilidades.
Llegamos al último punto, donde es recomendable redactar las conclusiones del estudio en un modelo DAFO ya que puede servir de guía para dar los siguientes pasos: detectar las áreas de mejora, encontrar oportunidades y prever cualquier tipo de amenaza.

© Algunos derechos reservados - Este blog es gestionado por El Cuartel | Contacto